Servicios SEO low cost: lo barato sale caro

Por 15 abril 2013 SEO Sin comentarios

Cuidado con los supuestos expertos SEO y el cortoplacismo low cost

Llevo seis meses muy atareado pero he sacado momentos de aquí y allá para comentar en varios foros y comunidades donde participo, casi todo ha sido alrededor de mi tema favorito (léase que siento amor-odio por el tema):

SEO profesional vs Vendehumos

Soy un SEO autónomo y me dedico a esto 6 días a la semana, no menos de 8 horas al día, no puedo menos que alucinar cuando me llegan a diario ofertas increíbles de todo tipo de servicios SEO low cost, todos ejecutados por profesionales super preparados que detallan unas capacidades que me hacen sentir pequeñito (hace un tiempo acuñé el improbable concepto de MindundiRank).

Con todos mis respetos por el noble arte de ganarse la vida al que tod@s tenemos derecho: hay que ser responsable y saber decir «no» si no puedes cumplir plazos, si no dominas un requisito del cliente y no cuentas con recursos cercanos y en general no se puede coger un proyecto sin un mínimo de capacidad, es un hecho probado (lo he vivido) que algunas culturas tienen una fuerte componente cortoplacista que se sobrealimenta cuando el proyecto se paga en divisa fuerte. Tal vez sea la venganza en frío más que justificable al pasado colonialista europeo, pero yo solamente veo problemas. En un proyecto concreto en 2010, conocí a un contacto con base en Pakistan, el caso es que el tipo rebajaba por sistema la puja más baja que yo recibía y las críticas parecían buenas (Elance.com, un portal de clase mundial que se me «sugirió» utilizar junto a un escueto presupuesto); como no soy racista ni idiota, supuse que había tenido suerte de encontrar una buena agencia a precios necesariamente más bajos por cambio de divisa favorable y menor carestía de vida en su país. Y mis superiores lo aprobaron también. Error. Lo único bueno es que de todo se aprende y por eso lo comparto hoy

Por precaución les concedí una décima parte de un proyecto para evaluar los entregables y tiempos de respuesta: debo decir que con pequeños matices, era digno del precio: no se podía pedir más. Ahora supongo que fue un señuelo…

Cuando les dí más trabajo comenzaron los problemas: calidad, tiempos de entrega e incluso la confidencialidad, se dio el caso de que un profesional freelance ruso que me/nos conocía de trabajos pasados recibió una propuesta de trabajo (la parte rusa de EL trabajo) por un importe ridículo. Quienquiera que aceptara ese trabajo iba a entregar una porquería necesariamente. Además, el noble ruso tuvo a bien explicar que se le habían enviado desde Pakistan TODOS los originales y documentación extra de proyecto de entrada, en el primer email de contacto y sin siquiera saber si le interesaba o no.

Efectivamente conseguimos solventar el problema de moda en ese momento, Google Mayday, pero la calidad de los textos podía provocar combustión espontánea de párpados…

Ahora bien, no hay que irse tan lejos. Hoy día veo señales de precio reventado cada dos esquinas y se me hace obvio que multitud de empresas ofrecen SEO como argumento comercial pero no tienen ni idea o bien lo subcontratan todo (y sé de lo que hablo). Una cosa es redondear la oferta y subcontratarla como parte de una estrategia inteligente y otra es intentar «ponerse en medio» de cualquier forma: el cliente se pone en manos de un comisionista y no de un profesional cualificado, tanto mayor el peligro para el cliente como mayor sea el margen que se permite el comisionista, ya que la forma más rápida de conseguir ese margen es disminuir el coste de quien acaba haciendo el trabajo. No me cansaré de repetirlo mentalmente: -«Ya vendrás»

Y no son pocos los clientes que acaban acudiendo buscando ayuda debido a malas prácticas.

Se pueden hacer pequeños proyectos que pueden ayudar muchísimo a micro Pymes o profesionales autónomos, sin machacar sus presupuestos se puede hacer mucho bien, pero por desgracia he visto mucha negligencia. Yo mismo puedo ofrecer precios muy competitivos para la «economía pequeña» pero sé lo que hago, como lo hago y que beneficios espero de ello, por lo que puedo hacerlo sin perjudicarme ni a mi ni a mi cliente, pero si te cobran 300€ por no hacer nada o hacerlo mal, el precio es carísimo.

 

¿Cuál es tu opinión?

Tu cuenta de correo no se hará pública.

¡Pon tu web a trabajar ya! Contacta hoy sin compromiso